697 451 622 [email protected]

De boda en boda, de post en post  y sentados a la mesa en Finca La Tosca, Candela, comercial del Catering Doña Francisquita nos cuenta los próximos planes para Octubre y entre ellos nos da una fecha que bloqueo inmediatamente para Quique en agenda.

Os cuento, ahora que no nos lee nadie, que cuando una pareja nos elige para poner la banda sonora a su enlace nos alegra enormemente, pero cuando los que trabajan en este mundo te escogen para algo tan importante porque te consideran el mejor en el sector y te ofrecen toda su confianza, el corazón se te llena de orgullo.

Y como no podía ser menos, desplegamos todo nuestro buen hacer para la boda de Rocío y Raúl.

Una pareja que son sólo luz, una pareja que juntos te dan una ternura increíble porque sólo con mirarse dan fe del amor que se profesan.

Con una disposición diferente a lo habitual, la ceremonia se celebró bajo el árbol del jardín trasero maravillosamente decorado por Susana de Floristería Vico. Los invitados disfrutaban de las vistas en lo que la ceremonia empezaba, con limonada servida en un corner para refrescarse en un día que amaneció espléndidamente soleado.

Raúl esperaba emocionado a la que sería su futura mujer, que aún recibía besos de sus compañeras, Candela, María y Xenia, parte de su pequeña familia laboral.

Guapísima, con un sencillo vestido con toques de color como un cinturón lazo burdeos a juego con flores de su ramo y el maquillaje de sus labios, que realzaba su belleza y su figura, Rocío enfilaba la alfombra blanca hacia el altar.

La ceremonia, divertida y emotiva a partes iguales fue oficiada por Jorge, uno de los hermanos de Raúl. Las anécdotas se sucedían una tras otra, con las lecturas, en este caso, de otro de los hermanos. Cómo el Raúl niño se pasaba el día chupando pan y tirando vasos pero siempre con todos el más cariñoso y servicial. El más responsable, el que siempre está ahí para todos y el que hoy daba un paso para formar su propia familia con Rocío, lo cual esperan con ansia. Rocío, con la que han sido como hermanos, con muchas historias que contar juntos y con la que han forjado una verdadera amistad.

Santi, madre de la novia, también quiso dedicar unas palabras, aunque breves, muy emotivas, a Raúl y Rocío destacando sobre todo que el amor no consiste en mirarse el uno al otro sino en mirar juntos en la misma dirección.

Y como no, por sorpresa, no podía faltar tampoco la hermana de la novia. De rojo burdeos, como dama de honor, el cariño con el que habló de Rocío y la unión que comparten ambas hizo que a más de uno se le saltaran las lágrimas.

Dos familias que despiertan envidia sana y que inspiran y contagian sencillez, alegría y nobleza, cualidades que la pareja tiene a partes iguales.

Más tarde, Rocío y Raúl realizaron el ritual ceremonial de la arena, mezclando en un dibujo que durará toda la vida, lo que cada uno ha sido como ser individual dando lugar a lo que ahora son en conjunto.

Un beso de los ya marido y mujer dio por concluida la ceremonia, dando paso a que todos los invitados pasaran a los jardines cercanos a los arcos árabes, donde un completísimo cóctel, incluida mesa de sushi, empezaba a llenar los estómagos de los comensales.

Una vez terminado, en la parte superior de la casa, esperaba el maravilloso equipo de DF con Arturo al frente como maître, para dar el almuerzo elegido por los novios.

Un almuerzo de lujo con los exquisitos platos de Doña Francisquita Catering.

Los regalos se sucedieron con nuestra complicidad, palabras llenas de te quiero, deseos de felicidad para ellos dos, cuadros con sus hijos perrunos y ramos hechos con billetes para gastar.

Dos ramos para sus maravillosas madres y una tarta con furia nocturna y furia luminosa como muñequitos.

Llenos, felices y contentos todos bajaron a la planta inferior donde les esperaba el fotomatón de Tore Eventos y donde Quique Sánchez dio el pistoletazo de salida al baile nupcial y a una barra libre en la que no faltó mantear a los novios, el “Blah Blah Blah” de “Armin Van buuren” que la madre de la novia nos pidió, los momentos sexys jaleados por Quique al micro, liándola con las congas, bailando con Raúl, Rocío y nuestras niñas de DF “Bella Ciao” y haciendo que todos terminaran con dolor de pies y afónicos.

 

 

 

 

 

 

Una gran fiesta que nadie quiso perderse, inmortalizada por los simpatiquísimos Fourminds Films y que no olvidaremos en muuuucho tiempo.

Gracias por regalarnos buen rollo y ganas de pasarlo en grande. Recuerda princesita, que Raúl hace tiempo que ya no quiere a ninguna otra mujer y que esas heridas, él con besos cicatrizará.

¡¡Os queremos!! ¡¡Sed felices!!